1

ESTALINISMO Y GULAGS

“La palabra Gulag denomina al sistema soviético de trabajos forzados en todas sus formas y variedades: campos de trabajo, de castigo, de criminales y políticos, de mujeres, de niños o de tránsito. Los prisioneros lo llamaron triturador de carne: las detenciones, los interrogatorios, el transporte en vehículos de ganado, el trabajo forzoso, la destrucción de familias, los años perdidos en el exilio, las muertes…”

Los sistemas represivos de terror y exterminio de los campos nazis y los gulags soviéticos son uno de los instrumentos que utiliza el  poder para asegurar el control absoluto sobre la población.

Interesante reflexión de Michel Foucault: “La microfísica del poder”. En algunos capítulos contiene amplias referencias a los gulags. Además justifica que, realidades como los campos, son posibles gracias a la implicación interesada de personas e instituciones desde las más altas esferas del Estado o del poder, hasta el “preso de confianza” que ejerce, pese a su condición de condenado, su ínfima parcela de poder en el campo de concentración.

Algunas razones para la escasa difusión de los gulags:

– La historia la escriben los vencedores

– El horror nazi fue convenientemente explotado por la propaganda aliada, tanto americana como soviética.

– El país que aspiraba a liderar la lucha obrera mundial contra el capitalismo debía esconder sus miserias. Igualmente los líderes e intelectuales comunistas de todo el mundo negaron los gulags. El mantenimiento del totalitarismo en Rusia hasta hace pocos años ha contribuido a su ocultación.

– Los gulags no fueron el método de exterminio de una raza acusada de ser la culpable de los males de un país, sino un arma de exterminio de toda oposición a la política dictatorial de Stalin, ya fueran rusos, lituanos, judíos, musulmanes, kazajos, blancos, asiáticos, ricos, pobres, campesinos o altos jerarcas del régimen.

– La mayoría de los represaliados eran comunistas pero seguidores de Trotsky.

LOS ORÍGENES DE LA REPRESIÓN SOVIÉTICA

Cuando Hitler comenzaba a construir los primeros campos de concentración, Stalin ya llevaba 10 años de experiencia en los gulags y millones de exterminados.

  1. Los enemigos políticos de Stalin (1924-1937)

La URSS impuso, ya en tiempos de Lenin, un férreo sistema de control policial y represión contra todo sospechoso de ser contrarrevolucionario. Poco antes de morir, un Lenin muy enfermo escribía una carta a destacados miembros del partido en la que alertaba del peligro de que el camarada Stalin se hiciera con el control político. También advertía del peligro de una escisión del comunismo entre trotskistas y estalinistas (como así fue).

Stalin se hizo con el poder en 1924 y comenzó a eliminar gradualmente a todos los grupos opositores dentro del Partido Comunista. Esto incluyó a León Trotski, un teórico socialista y el principal crítico de Stalin, que fue desterrado en 1929 y señalado por Stalin como traidor.   Las consigna a todos los comunistas del mundo fue que se debía eliminar cualquier facción del comunismo inspirada en sus ideas. Esto motivó el asesinato de Trotski en México o el exterminio del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) de Andreu Nin durante la guerra civil española.

  1. Los contrarios a su política económica (1928-33)

En 1928, Stalin reemplazó la Nueva Política Económica de la década de 1920 por una economía planificada, centralizada. La colectivización del campo levantó una gran oposición entre los campesinos y se desató una violenta represión. Millones de personas fueron enviadas a campos de trabajo y penales o deportadas a Siberia.

  1. La “Gran purga” o “era Yezhov” (1936-39)

En 1937 comenzó un período de represión masiva en el que millones de personas (comunistas, socialistas, trotskistas, anarquistas, militares, kuláks –campesinos burgueses-) fueron ejecutadas o encarceladas en gulags por participar en complots para derrocar al gobierno de Stalin. Incluso se cargó contra las minorías (musulmanes, cosacos, lituanos, estones, letones, etc.). Gracias a esta campaña consolidó su poder absoluto. La gran mayoría de estas detenciones fueron llevadas a cabo por Yezhov, jefe del Comisariado del Pueblo para asuntos internos (el NKVD, antecedente de la KGB). El propio comisario Yezhov y la gran mayoría de los altos oficiales del NKVD, fueron a su vez ejecutados en 1938 y designado nuevo comisario  Lavrenti Beria.

La persecución de los altos líderes soviéticos fue muy aireado por la propaganda soviética, pero la purga en la población civil fue escondida a la prensa nacional y extranjera. En el Occidente se empezó a conocer la verdadera extensión de la Gran Purga cuando ex-prisioneros de los gulags lograron escapar hacia estos países. Sin embargo, en muchos casos, los movimientos comunistas de estas naciones intentaron callar estos testimonios. Incluso intelectuales comunistas de la talla de Jean-Paul Sartre negaron continuamente la existencia de la Gran Purga y de los gulags, ya que el reconocimiento de esta persecución desanimaría a los comunistas franceses.
Extractos de materiales del profesor de Geografía e Historia, Eleuterio Saura

Jorge Garcés

Jorge Garcés

Jorge Garcés Laureano es un joven mexicano con experiencia en temas de comunicación y campañas políticas. Ha participado en diferentes seminarios y congresos internacionales como el ILA en la Universidad de los Andes, Chile. Férreo defensor de la libertad, ha encontrado en las redes sociales un espacio en el cual desmentir mitos construidos por la izquierda en México y Latinoamérica; algunas de las páginas de FB que administra son "No al Fanatismo de izquierda - recargada", "Las aventuras de Carlos Salinas de Gortari" y "Femichairos". En sus tiempos libres disfruta practicar fútbol, dibujar y tocar el bajo.

One Comment

  1. Muy interesante artículo, me interesa saber si viene del Libro Negro, o cual ha sido la fuente. Hecho histórico y que hasta hoy en día sigue siendo negado rotundamente por varias personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *